Terapia Regresiva - Toñi Puertas

Terapia Regresiva

La terapia regresiva trabaja directamente el alma y el inconsciente.

Una regresión es un viaje a la integridad de uno mismo,  en el que vamos a trabajar con lo que se llama el estado expandido de conciencia.  

El estado expandido de conciencia es una situación intermedia, entre la vigilia y el sueño; en ese estado intermedio,  siendo  ni más ni menos que  una situación de relax,  se puede acceder a cuestiones donde el alma está atrapada. 

En todo momento la persona tiene todo el control,  ya que en ningún momento, deja de estar  plenamente consciente. 

Cuando el paciente  acude a consulta, normalmente  ya viene en  estado regresivo, donde prácticamente se ha establecido un campo unificado de conciencia. 

 Es solo una técnica  psicoterapéutica, que permite ir al origen del conflicto  muy rápidamente, sin dejar de ser plenamente consciente. 

 Nuestra   Alma o Conciencia Superior  de algún modo nos habita,  lo tiene todo “grabado”, todo  lo que nos pasa por dentro, como se originó, con que seres, en qué circunstancias  y, sobre todo,  nos muestra la salida más sabia y adecuada, para que deje de ocurrir lo que ocurre por dentro, si  esto ya no es sano para nosotros. 

Se le suele llamar Terapia de Vidas  Pasadas (TVP), siendo  un error, porque no necesariamente tiene que aparecer una experiencia de una vida pasada, pueden aparecer experiencias de nuestra vida actual, por ejemplo de la infancia, en la que ciertas situaciones tienen que ver con nuestro ahora, y que pueden ser el origen del conflicto que tenemos que integrar. Todo esto depende del alma del paciente, que es quien dirige la sección y el terapeuta que le acompaña. 

  De todas formas no hay ninguna comprobación científica de que retrocedamos o visualicemos  vidas pasadas,  pero lo que sí es real: “la realidad psicológica de esa persona”, ella se puede ver en cualquier fecha y lugar, no importa, lo más importante de todo,  es que la persona se conecta con una información que le hace bien, incluso se puede tratar del inconsciente colectivo, memoria celular o memoria genética.  En definitiva es una memoria del alma, en la que la persona siente,  que sí,  tuvo esa vivencia. 

 En definitiva es una experiencia muy sanadora. Supone conocer la verdad de uno mismo, produciendo un cambio radical en muchos aspectos de nuestra vida, incluso un cambio de valores,  lo que antes era importante deja de serlo, y lo que no lo era,  adquiere un papel protagonista. 

 Con una sola sesión se puede encontrar la solución,  pero hay  casos que se necesitan varias, dependiendo de la persona y caso a tratar. Es recomendable más de una.

Todas mis sesiones son sistemáticamente grabadas, para que el propio paciente las tenga a su disposición y les pueda sacar el mayor provecho posible. Su duración es aproximadamente de dos horas. Previo a la regresión le hago una exhaustiva  entrevista para conectar y comprender mejor su situación y posibles factores a tener en cuenta. 

Después de la regresión propiamente dicha,  se hace la post regresión,  donde se trabaja integrando y explicando,  lo que la persona no entiende o no puede relacionar lo que ha experimentado. 

Además de la solución del conflicto  tiene los siguientes efectos:

Aumenta la empatía hacia los demás.
Aumenta el perdón hacia los demás.
Aumenta el amor irradiado hacia los demás.
Aumenta la intuición.
Aumenta la inspiración y la creatividad.
Aumenta la inteligencia y sabiduría.
Aumenta la autoestima.
Aumentan los vínculos familiares.
Aumentan la voluntad y la fuerza mental.

Aumenta la comprensión hacia lo que pasa a nuestro alrededor.
Aumenta la paz interior.
Aumenta la armonía interior
Aumenta la autoconfianza.
Aumenta la alegría.
Elimina el sentimiento de culpa.
Aumenta el autoconocimiento.
Te hace ser mejor persona.