Los Celos.

Los celos son una emoción, y esa emoción es la desconfianza.

¿Qué puede provocar esa desconfianza? Existen 5 factores:

  1. Haber tenido una experiencia en el pasado, donde ha habido engaño.
  2. Existen evidencias que eso está sucediendo. No es una celotipia, sino que son celos reales.
  3. Inseguridad personal, la persona celosa no se siente lo suficientemente valiosa, para que su pareja permanezca a su lado.
  4. Idea delirante paranoide, siendo muy difícil de detectar, tanto al clínico como a la pareja.
  5. Desconfianza en sí mismo, la persona suele tener proyecciones, fantasías, atracción por otras personas, lo que le hace pensar que su pareja le puede ocurrir lo mismo.

Los celos no son un signo de amor, ni son un requisito indispensable del amor verdadero.

Detrás hay una gran necesidad.  Hay una creencia de exclusividad. Sobre todo hay muchas distorsiones cognitivas.  Estas son la 5 más frecuentes:

  • Generalización:   “Todos los hombres son iguales, son unos mentirosos.” “Nadie me quiere”
  • Filtraje: Tendemos a ver sólo aquello que esperamos ver. “ Le está mandando un mensaje a fulanito-a”
  • Etiquetación: “No soy digna de ser amado”. “Soy Tonta”
  • Anticipación:  “Me va a engañar”
  • Razonamiento emocional: “Como quiero mucho a esa persona, tengo celos.” ignorando la verdad a favor del sentimiento, es decir , por querer mucho a una persona no se tienen celos.

Los celos no son una muestra de amor, son una muestra de desconfianza.

Los celos son consecuencia de autoestima baja.

Si tu sufres los celos de tu pareja rompe la cadena, pon límites a tu pareja, así la ayudarás.

Al mismo tiempo, también hay que mirar la historia familiar, que arrastramos de nuestros ancestros, la persona celosa desea inconscientemente que la pareja se vaya.

El origen del conflicto no es visto de manera individual, sino por un orden sistémico generado por su histórico familiar, son dinámicas inconscientes que nos llevan repeler a nuestras parejas.

Mi terapia para tratar la celotipia es una conjunción de  la terapia cognitivo conductual y  constelaciones familiares.

La buena noticia es que los celos se pueden curar, tienen tratamiento.

Toñi Puertas. Tu psicóloga en Marbella.

Deja un comentario