“Mi piscina es de agua limpia”

“Mi piscina es de agua limpia”

“Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” ¡ NO ES VERDAD!

Este refrán tan antiguo nos lleva a pensar equivocadamente, puesto que lo malo conocido hay que desecharlo y dejarlo atrás. Son creencias y programas que nos han introducido desde la niñez y llegamos a convertirlas en verdades absolutas.

¿Qué debemos dejar atrás? Pues sencillamente todo lo malo, debemos dejar a alimentos que son nocivos para nuestra salud, a actividades peligrosas , etc  etc y ni que decir a personas con las que nos relacionamos y son tóxicas, y por supuesto a parejas que nos hacen daño, que han entrado en nuestra vida sin saber nosotros como, o lo que es peor , no queremos saberlo y afrontarlo.

Entonces, ¿por qué aplicamos este refrán tanta veces y pensamos que es útil y protector aplicarlo? , la respuesta es muy sencilla, nuestra mente no está preparada para aceptar el cambio, así como así, el no saber qué va a pasar nos asusta. Preferimos quedarnos en una en una determinada situación, porque, todo cambio es incómodo, incluso puede provocarnos miedo. Preferimos lo conocido a lo desconocido.

«Anthony de Mello decía que los humanos nos comportamos como si estuviéramos dentro de una piscina llena de mierda hasta el cuello, la preocupación principal es que nadie levante olas.»

Quietecitos es mejor…y salir como que no… si te mueves y das un salto para salir  te llenaría toda la cara, sin pensar que fuera tenemos una buena ducha para lavarnos y quitarnos toda esa mierda, pero para eso hay que ser valiente.

Nuestra zona de confort es muy tranquila, aquí evitamos el miedo y la ansiedad, no asumimos riesgos, vivimos con piloto automático, muy  confortables y seguros. El bienestar no es que seamos felices, sino que no vamos a tener emociones negativas  ni cambios. Lo malo que hay ya lo conozco, la mierda me llega solo hasta cuello, y me he acostumbrado.

Por lo tanto hay personas que pasan por tu vida, para enseñarte algo, no para quedarse en ella eternamente,  cuanto más maduro seas, más preparado estarás para afrontar el  cambio, y sabrás decir que no a esa persona y dejarla marchar . Cambia tu actitud pensando que siempre la vida nos enseña, que cuando no ganamos, aprendemos.

“Nuestra piscina tiene que estar llena de agua limpia.”

Toñi Puertas.

Deja un comentario