Si quieres ser mas feliz, agradece más.

Si quieres ser mas feliz, agradece más.

Dice un refrán: Ser bien nacido es ser agradecido.

¿Qué es ser agradecido? Según el refrán es reconocer y no olvidar a las personas que nos han ayudado cuando lo hemos necesitado. Pero de lo que vamos a tratar ahora es de la verdadera gratitud.

La verdadera gratitud es la de sentirse bien sin que haya ocurrido nada especial, nada más levantarnos tenemos que dar las gracias y estar agradecidos por ejemplo  a multitud de personas que  se han levantado antes que nosotros o incluso no han dormido, desde el panadero al técnico de la central eléctrica que nos provee de energía, sin olvidar a todos nuestros ancestros y a ese  gran universo que nos provee de vida.

Las personas agradecidas son las más felices, son felices por todo lo que tienen y no son infelices por lo que no tienen. Si te centras en lo que no posees te producirá estrés, ansiedad, ira, decepción, tristeza  y hasta depresión en muchos casos.

 Dale la vuelta a la tortilla y toma el control, No hables de lo que te falta en todo caso de lo que no posees y decides si te hace falta o no.

Se feliz con lo que si tienes.

Cosas que te pueden hacer felices y de las cuales tienes que estar agradecido y debes valorar:

Familia, salud, pareja, amigos, alimentos, techo, talento, inquietudes, ilusiones, esperanza, trabajo, aficiones etc … seguro que algo tienes de todo esto.

Cicerón  decía:

“La gratitud no sólo es la más grande de las virtudes, sino que engendra todas las demás.”

 La gratitud mejora nuestro estado de ánimo, percibimos la realidad de forma más positiva, mejora las relaciones humanas y sobre todo las relaciones de pareja, incluso tu relación contigo mismo y con la vida en general.

Para sentir la gratitud  sincera debemos tener claro los conceptos de dar y recibir, las personas narcisistas no son agradecidas, nunca le enseñaron el valor de lo recibido.  Aunque es importante no descompensar la balanza entre el dar y recibir.

 Las personas agradecidas son optimistas prosociales , ven lo mejor en los demás  y no son  resentidas ni envidiosas, son más generosas , vitalistas ,llevan una vida más sana, dan más ya que aprecian lo que reciben.  Hay estudios que indican un mejor funcionamiento de su corazón,  hasta enferman menos y son más felices, porque genera endorfinas las llamadas hormonas de la felicidad.  Por lo tanto la gratitud nos cuida física y emocionalmente.

Las personas agradecidas son más amables y al ser espejos uno de los otros generamos en nuestro interlocutor una respuesta similar, por eso la gente agradecida suele recibir con  mucha más facilidad y desarrollan mejor  su resiliencia.

Toñi Puertas.

Psicólogo en Marbella.

Deja un comentario