Todos tenemos luces y sombras.

Todos tenemos luces y sombras.

Que son las sombras de Jung?

Carl Gustav Jung (1875-1961) psicólogo y médico psiquiatra suizo,  define el arquetipo sombra como el aspecto inconsciente de la personalidad caracterizado por rasgos y actitudes que el Yo Consciente no reconoce como propios.
Todos las tenemos, determinan nuestra vida y nos influencia. Las sombras son el lado oscuro de nuestra personalidad.
Las sombras decidimos guardarlas, esconderlas o reprimirlas en el inconsciente porque la sociedad en la que nos movemos las considera negativas, es decir la sombra es nuestro álter ego (nuestro segundo yo).
» Todos queremos que nos vean buenos».
Cuando no trabajamos nuestras sombras y las ignoramos, permanecen  en  el inconsciente, estamos reprimiendo una parte importante de nuestra personalidad, puede provocar en los casos mas graves, que nuestra vida carezca de sentido, nuestros ciclos de desarrollo estarán limitados ya que solo cumplo con mis necesidades básicas como comer, dormir y hacer sexo , lo más probable sufriendo, y haciendo sufrir a los demás, sin saber que yo tengo la llave para darle otro rumbo a mí vida.
Las personas son nuestros maestros, nos enseñan de nosotros mismos lo que no queremos ver, es decir son espejos que nos reflejan lo que tenemos reprimido y no quiero aceptar, y cuando me miro en ellos me siento incómodo.
Las sombras también pueden ser positivas, ejemplo un hombre que sea muy sensible y no se pueda mostrar como tal en su trabajo por ser el jefe.
Como ejemplo de sombras negativas serían la envidia, la ira, el egoísmo etc etc.. es decir todos tenemos luces y sombras.
Cuando hacemos una crítica a un amigo, familiar o conocido y somos poseído por una emoción, por una energía muy fuerte, osea que yo crítico de una manera excesiva, es una sombra mía que yo estoy proyectando.
El negar a nuestra sombra se puede transformar en un ente autónomo, es como si un ser viviera dentro de nosotros y dirigiera nuestra vida generando sufrimiento.
Si realmente deseo crecer me debo ver tal como soy, y no como me gustaría verme.
¿Cómo podemos controlar nuestros miedos o inseguridades provocados por las sombras? pues asumiendo que tenemos miedo, no evitándolo, verlo de frente, y darme cuenta que ese miedo si pasa la frontera y cae en el terror ya estamos poseído por esa fuerza, el reconocer y aceptarlo no significa que me identifique, sino que lo reconozco y acepto mis sombras, convivo con ese miedo y con esas sombras, sin permitir que se apodere de mí, si asumo que en algún momento puedo caer en manos de él, en manos de mis sombras, va a ir aminorando, de tal forma que algún día se integrará en mi naturaleza, sería como un mecanismo de salud.

Toñi Puertas , tu psicóloga en Marbella.

Enviado desde mi Huawei

Deja un comentario